martes, 4 de septiembre de 2018

WE LOVE BODYBOARDING!!!

Si ya lo decía la camiseta del Pirate Contest de este fin de semana: "WE LOVE BODYBOARDING". Tras un fin de semana intenso de eventos, el viernes estuve dirigiendo una nueva edición del siempre emocionante Open Escuela Cántabra de Surf, mientras que el sábado y domingo me toco estar de juez de prioridades en el Pirate Contest el mejor campeonato de bodyboard de la región. En tres días he superado las treinta horas de curro, así que tras haber disfrutado durante dos días de la modalidad que me vio nacer en este circo surfero hace treinta años, decidí sacar las aletas y el bodyboard del armario donde estaban cogiendo polvo para no sufrir tanto con las condiciones de mar reinantes.


Ayer lunes, me he pegado dos baños, el primero de ellos a las ocho y media de la mañana enfrente del Surf Café con olas que rondaban el metro y medio de serie. Buenas sensaciones en mi primera ola con una derecha de serie con tres reverses comenzando una sesión muy prometedora. El resto de olas pues un poco de todo hasta una viserilla en una izquierda. Salí muy contento del agua, ya que había superado con creces el objetivo que me había marcado mientras calentaba en la orilla, además de que mi surfing en prone había sido decente. Lo único que me equivoque con la selección del traje, jajaja, no me esperaba para nada la bajada de la temperatura del agua. Impresionante lo fría que esta.


La segunda sesión, fue a mediodía en mi descanso de dos a cuatro, escogí la misma modalidad pero cambie de pico. En esta ocasión, me decanté por la derecha del barco donde había un metrazo. Si por la mañana había bastante gente en el agua a esta hora compartí baño únicamente con Samu, así que imaginaros una para ti otra para mi y así sucesivamente. Otra vez que disfrute en las derechas realizando reverses. Una pena que la ola de Somo no se ponga para volar o para hacer rollos, porque la verdad es que en alguna ola adquirí bastante velocidad como para ello. De nuevo salí muy contento porque había vuelto a acertar con la modalidad a desarrollar con el mar y las corrientes reinantes.


Hoy, llegaba al Centro de Surf con la idea de trabajar de partido y aprovechar a bañarme a la hora de comer, ya que así desconecto entre las cuatro horas de la mañana y las cuatro de la tarde, aunque nunca sabes como reaccionara el viento y el mar. Afortunadamente seguía habiendo bastante mar y el viento no había hecho acto de presencia de manera exagerada. No tenía nada claro donde entrar y menos con que artefacto hacerlo. Mientras veía las olas apareció mi hermano que me decía que la única ola que veía decente era la derecha del barco. Le comenté que ayer cogí allí buenas olas, así que la decisión fue unánime y fuimos para allá. El estrenaba tabla y yo repetí con el bodyboard.


Mientras calentábamos ya me percataba de que la ola iba mucho mejor que ayer porque al estar algo mas pequeño la ola iba mucho mas en su sitio. Fue un acierto entrar en esa ola porque a medida que bajaba la marea la ola se colocaba aún mejor dándonos una sesión épica. Baño muy divertido con mucha cara conocida como Chus Bear, Jesus Garcia, Jeremías, Borja, Mario e incluso Iker Acero, además de varios foráneos que se ponían morados cuando dejábamos pasar las olas. Para bodyboard estaba complicado ya que había bastante masa de agua pero si las seleccionabas bien podías sacarlas bastante jugo. Me van a llamar peonza man porque no paro de rotar sobre mismo, jajaja...


La primera ola fue espectacular con dos reverses, un 360º y un intento de rollo que pena que la ola de Somo sea tan plana porque no consigo acabar esa maniobra, ya tengo ganas de que llegue el invierno para poder entrar en el Sardinero o en Mataleñas con el bodyboard para poder acabar alguno. La segunda parecida y así varias de las olas que me cogí. Me gustaron mucho las dos izquierdas que conseguí atrapar porque eran mucho mas huecas y rápidas teniendo una sensación mas extraordinaria con esta modalidad. En una de ellas me marque cuatro tresesenta seguidos en plan peonza para recordar los viejos tiempos cuando era local del muro del Sardinero.


Así que nada muy contento con las tres sesiones que llevo esta semana con el bodyboard, ya que me están rejuveneciendo y me están haciendo disfrutar días complicados con tantas olas, corrientes y con una fuerza descomunal. Me divierto, cojo muchas olas, salgo relativamente entero y cambio un poco de modalidad que eso hace que seas un surfista mas completo. Si ya lo decía el gran Gerry López, aquel surfista que llevaba un rayo en su tabla, o igual le conocéis mas por ser el fiel escudero de Conan El Barbaro, jajaja, "EL MEJOR SURFISTA ES EL QUE MEJOR SE LO PASA EN EL AGUA", y a eso seguramente no me gane nadie, jajaja, o al menos el menda lerenda se lo pasa pipa con cualquier juguete que le sirva para surcar los mares. SURFING, RESPECT, ENJOY & LOVE. KEEP SUPING.