jueves, 19 de abril de 2018

ARTICULO OPINIÓN: LOS DEPORTES Y SUS RIESGOS.

Los deportes y aficiones siempre tienen sus riesgos. En mi caso, tengo varios recuerdos de situaciones comprometidas en el agua, ya sea practicando SUP u otras modalidades. ¿Y quién no? Pero sin duda, esos momentos nos ponen los pies sobre la tierra, haciendo que recapacitemos y veamos en qué medios nos estamos manejando; tomando cartas en el asunto y pensando 2 veces antes de tomar alguna decisión. 

Supongo que con la evolución del Stand Up Paddle pasa lo mismo. Estamos en un momento en el que lo que nos parecía algo lejano e imposible, se ha convertido en algo totalmente posible…incluso fácil y muy accesible. El SUP y toda su vertiente ya está en nuestras manos, lo cual es algo fantástico; pero con sus riesgos. Y os cuento todo esto porque me siento, después de varios días, como un espectador impactado por esos momentos incómodos que podemos encontrar en este deporte. 

El pasado sábado me dispuse a descender el río Sella durante su gran evento anual de SUP por 5º vez. Mi objetivo en este río siempre fue muy lúdico, disfrutando de la compañía y las sensaciones que miles de litros de agua pueden proporcionarme. Y puedo asegurarles que cada descenso siempre fue único, diferente. En esta ocasión, como ya sabéis más de uno, el río Sella mostró su bravura. Mientras descendíamos el mismo con una tabla Sidecar de SPS (adoptada para varios riders), a falta de 5 km. para finalizar el recorrido, divisamos a lo lejos una tabla enganchada en un lateral del río, con una persona atrapada entre la misma y el agua, en una zona con un rápido. A medida que nos acercábamos, la situación era más comprometida, ya que veíamos que la tabla no se desenganchaba, la persona seguía en el agua apenas mostrando su cabeza en la superficie…y con otros varios riders bajando el río sin poder hacer nada. Sobre todo porque no sabrían cómo afrontar una corriente, cambiar de sentido su tabla y demás.  

Un grito desesperante de auxilio en pleno pánico, nos puso la piel de gallina e inmediatamente entramos en acción. Uno de los tres que íbamos en nuestra tabla se lanzó al agua, aprovechando la corriente del río para llegar a tierra y dirigirse hasta el lugar donde se encontraba esta persona. Era una chica que había entrado en pánico, desesperada y aturdida. Nosotros, en lugar de acercarnos a ellos, decidimos girar la tabla y buscar una zona tranquila, sin corrientes para prepararnos para los siguientes movimientos y pensar los pasos a realizar. Nuestro compañero inmediatamente consigue relajar a la ¨supera¨, dejar que soltara la tabla, que posteriormente fue retenida por otro compañero con más experiencia en este deporte. 

Después de unos segundos de calma, nuestro compañero y la chica se dejan llevar por el caudal del río, donde había mucha agua y sin riesgos. En ese momento actuamos nosotros con la Sidecar, acercándonos a ellos para coger a la chica y subirla a la tabla. Nuestro compañero, que consigue subirse a la tabla hinchable de nuestra protagonista y otros aficionados, están a nuestro alrededor para colaborar en todo lo que fuese posible. Entre todos optamos por relajar el ambiente, reírnos un poco entre nosotros e intentar disfrutar del recorrido que nos quedaba por remar. La joven rider consiguió esbozar una sonrisa y cruzar la línea de meta de pie y remando todos juntos.  

Más tarde, algunas personas que vieron todo lo ocurrido se nos acercaron para agradecer nuestra labor y dedicación. Pero sé que muchísimas otras, igual cientos, no saben que lo sucedido posiblemente marque o deba marcar unos cambios importantes en este evento, para mejor por supuesto. Posiblemente lo que os he narrado es la mitad de lo que tenía pensado escribir, pero es que cada día que pasa es como que quiero olvidar lo malo y centrarme en lo mejor, quedarme con ver a esta chica con nosotros…y no haber visto algo peor. 

El SPS Sella SUP River es un gran evento, que mejora cada año gracias a su gran organización. Sus registros de participación se superan cada año, y evidentemente eso tiene un porqué. Pero esta vez el río Sella creo que nos ha dado un aviso, un toque de atención. Quizás no soy el más adecuado para imponer normativas, pero sí que me gustaría que lo ocurrido nos sirva para que este evento mejore aún más, obligando el uso del chaleco y otros medios de seguridad. Y muchas más cosas que tengo en mi mente y que comentaré con el organizador en una agradable charla. Siendo una simple opinión, para hacer aún más cómodo este evento. 

Lo que está claro, es que ninguno hemos nacido sabiendo, y que remar en un río no es lo mismo que en el mar o en una ría. Creo que debemos, como ¨superos¨, hacer entender que para disfrutar hay que practicar, hay que formarse…incluso hay que bajar el ego y pensar en nuestra seguridad. El SUP ha llegado donde nosotros le hemos llevado, pero es hora de parar y reflexionar en ciertos aspectos, más precisamente en los que he mencionado anteriormente. 

Todo ha sido un susto, grande desde mi punto de vista. Desconozco ahora mismo que pensará esta joven supera y como se encuentra, pero estoy seguro que irá a por más….el SUP fijo que corre por sus venas. Pero pensando egoístamente, me siento agradecido por haber sido parte de una gran acción, y también por darme cuenta que quiero salir a remar con más seguridad y cabeza. Todo por el bien de nuestra vida, la que compartiremos entre todos con el SUP.- 


PD: Espero que os haga reflexionar este artículo de un deportista anónimo que ha acudido a la prueba mencionada y que vivió este suceso. Muchas gracias por haber querido contar con mi humilde blog para su difusión. Preferimos mantener en el anonimato a la persona que lo ha realizado. SURFING, RESPECT, ENJOY & LOVE. KEEP SUPING.