lunes, 25 de diciembre de 2017

REGALAZO NAVIDEÑO!!!

Tras una noche movidita, debido a problemas vecinales, me trasladaba a la playa con temor de dejar solos a mis dos amores, pero con esperanza de triunfar viendo el maravilloso día que nos había regalado Santa Claus, Papa Noel, el Olentzero o el Caga Tio. Previamente, había visto los regalos, jugado con ellos con el enano, desayunado, recogido el salón y puesto la mesa para la comida del día de navidad. Hay que cumplir antes de ir a disfrutar al agua. Antes de salir de casa, puse en el chat que tenemos unos pocos supconscientes cántabros o mas bien supinconscientes, jajaja, al ser un día complicado solamente me contestaba el grinch que iba a ir a remar Costa Quebrada con su hermana, por lo que me daría un baño solitario o eso pensaba, jejeje, porque mucha fauna acuática ha aprovechado para darse un chapuzón. Han salido como caracoles al sol de debajo de las piedras.


Nunca me imagine que las condiciones estuvieran como me las he encontrado. Un metro con bastante viento del sur con varios picos a lo largo de nuestro extenso arenal. Salía una ola solitaria interesante pasado el barco hundido. Luego la ola que sale en pleamar antes de las casas de la playa que estaba habitada por numerosos alumnos de perfeccionamiento de la Escuela Cántabra de Surf con su entrenador en la orilla filmando. El siguiente pico, el que suelo frecuentar, estaba solitario y comenzaba a funcionar. Mientras que el que se encuentra en la antigua plataforma del camping estaba a rebosar de todo tipo de inquilinos surferos poniéndose morados tanto en las derechas como en las izquierdas. No lo dude, al pico de siempre, pero con la tabla corta, ya que el viento sería molesto para estar con el remo. 


Me cambie en los vestuarios, pase al almacén de las tablas, cogí la mía de mi rack, salí por la puerta de la zona que llamamos humeda y a la playa a calentar. Ya sabéis lo importante que es esta fase, así que diez minutos aproximadamente dándolo todo en la orilla, con trabajo general, específico y sin olvidarme de mi parte individual en la rodilla derecha. Dude mientras calentaba si ir al pico donde estaba Borja con la clase o bien entrar solo en la derecha que seguramente comenzaría a bombear poco a poco. Finalmente, acerté de pleno entrando en mi pico habitual porque he cogido en menos de una hora una docena de olas muy divertidas y surfeando bastante bien a pesar de llevar bastante tiempo sin entrar con tabla convencional para surcar las olas. Tener en cuenta que el timing es diferente, la forma de encaminarte o encarar las olas, el lugar donde esperarlas y la forma de fluir por ellas. He acertado quedándome en una zona intermedia con la referencia del comienzo de los arbustos.


A mitad de sesión entraron Oscar y Bea también sin remo disfrutando los tres de las olas que nos llegaban. Al final buenas sensaciones en un día esplendido para la practica de cualquiera de las modalidades surferas que se pueden desarrollar o incluso de cualquier deporte acuático, ya que había alguna cometa en el aire y cuando marche en la playita de Pedreña también había alguna vela de algún osado windsurfero. La cosa es disfrutar de la naturaleza, del mar, de los vientos, en definitiva, de lo que mas nos gusta hacer. Cada uno tenemos nuestra pedrada o nuestras inquietudes o nuestros gustos, así que como siempre os digo para finalizar: SURFING, RESPECT, ENJOY & LOVE. 


Para terminar, agradecer a Nico y Manu por las fotos que me han mandado de la sesión de ayer que ilustran este post. Y deciros que los próximos días los veo complicados para poder desarrollar alguna sesión acuática por mi zona, pero nunca se sabe ya que este loco salitrero nunca para de pensar donde y que puede hacer. Así que ya veremos que se me ocurre... disfrutar si podéis... Feliz Navidad a tod@s, KEEP SUPING.