martes, 14 de noviembre de 2017

DISFRUTE TOTAL: 9K POR EL CUBAS!!!

Tras un fin de semana intenso, donde no he parado ni un segundo, imaginaros desde el viernes hasta el domingo clase en la Casa del Deporte de Santander del tercer bloque común de nivel 2 que organiza la DGD en Cantabria, y en la playa de El Sardinero desarrollándose el Campeonato de España de Bodysurf, conjuntamente con la última prueba del Circuito Cántabro Junior. El viernes espectacular la clase de José Gutiérrez, que me ha venido genial para darme cuenta de muchas cosas del día a día a efectos laborales aprendiendo a identificar o clasificar a los individuos que se mueven en este mundillo surfero en el que "afortunadamente" me encuentro. Esa noche no pegue ojo, debido a que no tenía nada claro que hubiera olas el sábado, así que a eso de las seis y media ya me encontraba camino de la playa para aparcar y ver las olas. Bueno verlas o intuirlas, jajaja, el sonido y lo poco que se veía me tranquilizaba bastante, por lo que fui al restaurante Maremondo para ir preparando la sala donde estaría el personal federativo trabajando. Menos mal que me abrieron y fui acondicionando la zona para los jueces porque cayó una tromba de agua de aupa. Finalmente, por una cosa u otra, no pude ir a clase hasta el turno de tarde. Tuve que resolver varias cosas de ambos eventos, de lo malo malo, me zampe un sandwiches california rico rico... jajaja... salí con un bajón del evento, no por las olas, ni por el surfing desplegado por los surfistas, ni por la organización, simplemente porque identifique perfectamente lo aprendido el día antes en las dinámicas de grupo. 


Me vino bien cambiar de aires e ir a clase, a pesar de no enterarme de nada, jajaja, el área de bases del entrenamiento me trae por la calle de la amargura, jajaja, hay que saber un poco de todo, así que me tendré que poner las pilas. Soy mas gestor que preparador, pero evidentemente hay que tener conocimientos básicos de todo para saber delegar a los que verdaderamente son profesionales de esas materias en las que uno flojea mas o no domina o simplemente no se le dan bien o no le interesan tanto. Me alegra saber que el evento acabo bien, por lo que me indico una de las compañeras el domingo a la mañana cuando quede con ella para montar el segundo día de competición. Ese día afortunadamente pude ir a las ponencias a tiempo, tras dejarlo todo solucionado a primera hora de la mañana, menos mal porque nada mas salir de clase pude desplazarme al Corte Inglés para zamparme una hamburguesa y ver una película de dibujos animados en familia. Así que me presentaba el lunes con unas ganas locas de ir al agua. Desafortunadamente, el fuerte viento frío del norte hacía que no me dieran ganas de probar en las olas someras, así que me fui a casa para hacer tareas domésticas, además de acompañar al enano a su entrenamiento de fútbol. Muchas risas viendo a los mini deportistas y aprendiendo muchos juegos que pudieran ser aplicados también en nuestro deporte. 


Esta mañana acudía al club con un monazo de salitre que no os podéis ni imaginar, tras cuatro días sin catarlo, por lo que lo primero que hice fue subir a ver las olas. En ese momento, glasazo con olas por todas partes, es decir, mar muy desordenada coincidiendo con la marea baja. A medida que pasaba la mañana, veía como las condiciones mejoraban considerablemente cada vez que subía a verlas. Tenía dos opciones. Una ir a olas junto a Alex o bien ir de travesía con Javi. Como tenía que ir si o si a las dos de la tarde, que es mi hora de salida en mi nuevo horario obligatorio de atención al público, decidí optar por la segunda opción, ya que el viento se había incrementado, había bastante gente en el agua y pocas olas con potencial para disfrutar con mi nivel de paquete. Nos cambiamos en los vestuarios, subimos las tablas a las bacas de su coche y nos desplazamos al embarcadero para comenzar nuestro caminar sobre las aguas de la parte interior de la bahía. Hacía sol, poco viento y a pesar de ascender contra corriente, teníamos todo para disfrutar de lo lindo en nuestro tiempo de ocio. Hay que saber escoger el momento para desarrollarlo, además de organizarse bien el horario para llevarlo a cabo, además de poder cumplir con el resto de obligaciones o tareas cotidianas en la vida de cada uno. Creo que mas o menos me da tiempo a todo de momento. Es fundamental tener nuestro espacio y poder desconectar de vez en cuando para sanear la mente y el cuerpo: "Mens sana in corpore sano".


Subimos bastante bien resguardados por la ladera de Somo-Boo, aunque según dimos la primera curva a la izquierda del recorrido se torció un poco porque teníamos el viento del este en contra, que sumado al comienzo de la bajada de la marea nos complicaba un poco nuestra remada. Llegamos hasta el primer embarcadero que se encuentra en el comienzo de la recta de las Trinitarias, donde bebimos un poco de agua y nos dejamos caer hacía nuestro punto de salida. Regresamos a toda pastilla ayudados por la corriente y el viento hasta la parte principal de la ría que va hasta el puente, donde tuvimos que ir resguardados nuevamente por la ladera de nuestra derecha. La peor parte fue la de la recta del embarcadero, aunque no había ninguna dificultad, tras mas de ocho kilómetros siempre se te hacen eternos esos últimos metros... gran día soleado, sin sufrir mucho, debido a que no había nada de maturrango por ninguna zona del recorrido y con ganas de repetir el jueves si se tercian unas condiciones similares. Lo mejor evidentemente la compañía con buenas charlotadas y jugando con los drafting. Una pena tener que salir con una allround, aunque me hace darlo todo para poder seguir el ritmo de la bala amarilla/negra de mi compañero de salidas superas. Mañana es probable que intente olas por la subida del viento y la falta de posible acompañante barrendero de aguas. SURFING, RESPECT, ENJOY & LOVE. KEEP SUPING.